Diabetes tipo 2, todo lo que debes saber

Diabetes tipo 2

En 1991 se estableció el Día Mundial de la Diabetes para concienciar a la sociedad sobre las causas, los síntomas, los posibles tratamientos, y las complicaciones de esta enfermedad tan común. Además, la diabetes tipo 2 se encuentra en aumento en los últimos años.

La diabetes se da cuando hay glucosa alta en la sangre y el cuerpo no produce insulina. La insulina es una hormona que ayuda a la glucosa a entrar a las células para darles energía. Sin esta hormona que llamamos insulina hay demasiada glucosa en la sangre. Un nivel alto de glucosa en la sangre puede llegar a causar problemas serios en el corazón, los ojos, los riñones, los nervios, las encías y los dientes.

Algunas de las diferencias entre la diabetes tipo 2 y 1 son:

La diabetes tipo 1

  • Se da cuando el cuerpo no produce insulina.
  • Esta diagnosticada en su totalidad.
  • Provocada por un propio ataque del sistema inmunitario.
  • No se puede prevenir.
  • No existe cura.

La diabetes tipo 2

  • El cuerpo no produce la insulina suficiente o la que produce no la usa bien.
  • Muchas personas no saben que la padecen, suele aparecer en personas adultas con sobrepeso y que llevan una vida sedentaria, además de factores genéticos.
  • No existe cura, pero en algunos casos con el tratamiento adecuado se puede remitir.
  • En ocasiones se puede prevenir/retrasar su aparición llevando una buena alimentación y haciendo ejercicio físico con regularidad.

Para la diabetes tipo 2 existen antidiabéticos orales por si no se responde a la buena alimentación y al ejercicio. Estos antidiabéticos orales son medicamentos que se utilizan para bajar los niveles de glucemia.

En estos casos es fundamental llevar una buena alimentación. Ya que esta enfermedad suele aparecer a cierta edad cuando se lleva una vida sedentaria.

Una vez diagnosticada, se recomienda llevar un control de la presión arterial, de los niveles de azúcar en sangre y se deben monitorizar los niveles de colesterol.

La alimentación de una persona que sufre diabetes no precisa del consumo de alimentos especiales para éstos, ya que se pueden hacer menús adaptados para las necesidades de cada tipo de persona, siempre que sean con alimentos sanos y, principalmente, reales. Es decir, que carezcan de un proceso industrial. Además de consumir proteínas, grasas saludables, azúcares naturales como el de la fruta e hidratos de carbonos en porciones adecuadas.

Por último, es conveniente no caer en el sedentarismo llevando una actividad física diaria. Pequeñas acciones como caminar todos los días durante 30 minutos, realizar 150 minutos de ejercicio físico repartidos durante la semana, o simplemente, ir todos los días hacia el trabajo caminando, ayudan a prevenir y controlar la diabetes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =