Cómo mejorar las manchas en la piel

manchas en la pielLas manchas en la piel, o en la cara, o en general son zonas de ésta que han acumulado un exceso de melanina. Esta melanina, cuando nacemos tiende a repartirse de igual manera por todo el cuerpo, pero siempre hay zonas donde ésta se condensa, creando zonas de color más oscuro al resto, y formando así las manchas en la piel que tanto tememos.

A pesar de que muchas tienen origen genético, hay otras que se deben a otros muchos factores. Te contamos a continuación:

– Genéticas. Las manchas en la piel genéticas no las elegimos, sino que nacemos ya con ellas. Se llaman también efélides, y son más propensas a ellas las personas con la piel en tonos claros. En verano, incluso, se hacen más marcadas, y a pesar de que son un rasgo personal de este tipo de personas (en especial abundan en rubios y pelirrojos, a muchas de ellas es algo que les molesta enormemente).

Este tipo de manchas en la piel, aparecen en el rostro fundamentalmente, por lo que una solución puede ser utilizar un maquillaje corrector de carácter fluido, que lo camufle sin aportar grasa.

Existen diversas cremas anti-manchas exclusivas para este tipo de hiper-pigmentaciones, aunque si bien cabe decir, que son bastante difíciles de eliminar. No obstante, se puede suavizar su tono.

– Edad. Simplemente por el hecho de cumplir años, nuestra piel va envejeciendo, y por consiguiente, pierde la capacidad de que sus células se renueven al mismo ritmo. Como consecuencia, algunas zonas acumulan un exceso de pigmento, originando así diversas manchas en la piel y en la cara (marrones, rojas, etc.) llamadas lentigo senil.

En este último tipo de manchas, adquiere especial importancia la práctica de lavar la cara a menudo con un gel limpiador exfoliante, al menos una vez a la semana, de tal manera que contribuya a una renovación celular en la zona.

Las cremas o productos que contienen extractos o aceite de onagra, son las más recomendadas para tratar este tipo de manchas.

– Factores Hormonales. Cambios en la concentración de hormonas pueden influir en la acumulación anómala de pigmento. Esto suele ocurrir sobretodo en embarazos, o inicios de la menopausia. En el embarazo suelen aparecer alrededor del segundo mes, y también en el momento del parto.

En la menopausia, no aparece por el propio ciclo en sí, sino como consecuencia a la ingesta de tratamientos hormonales que se ingieren para paliar los efectos de la misma. Tratamientos hormonales también, como los anticonceptivos o reguladores del ciclo menstrual en chicas más jóvenes, pueden provocar en ellas las mismas manchas.

Sobre todo se incrementan tras la exposición de las personas al sol. Las manchas en la piel que aparecen, se llaman cloasmas, suelen ser de color marrón, alargadas, y surgir en zonas de la cara como: la frente, barbilla, mejillas, o en la parte superior al labio (lo que viene siendo la zona del “bigote” en los hombres). Este tipo de manchas, suelen ser bastante molestas, por los lugares tan visibles donde se concentran, y por su aparición repentina. La buena noticia, es que existen cremas despigmentantes bastante potentes y efectivas, tras el uso de las cuales se obtienen muy rápidos y notables resultados, a partir del segundo mes de aplicación.

Hay diversos tipos, si bien las más efectivas son las formadas por: pantetín sulfonato de calcio, extracto de Rumex y Vitamina C. Todas ellas despigmentan, aclaran y regeneran el tejido. No obstante, se debe tener bastante precaución con la exposición al sol.

– Sol. ¿Qué puede haber más agradable que sentir los rayos de sol sobre tu rostro o cuerpo? Ya sea en la playa, en el paseo, en la montaña, en tu terraza… Nos encanta tomar el sol a cualquier hora del día, sin embargo, es el mayor enemigo de nuestra piel, y de las temidas manchas en la piel. Muchas de éstas aparecen exclusiva y únicamente por un abuso de la exposición a éste. Por tanto, recomendamos utilizar cremas corporales, y sobre todo faciales, de un alto factor de protección. Para el cuerpo se puede utilizar una crema de un factor protector mayor a 15 o 20, siendo lo más ideal de 30 para arriba. Sin embargo para la cara, se recomienda aún más alto, ya que la piel que cubre nuestra cara es mucho más fina y sensible, por lo cual, lo más indicado, es utilizar aquellas de índice 50, o incluso de “Pantalla Total”. No importa si eres una persona de tez morena, debes ponerte igualmente una protección alta, ya que, a pesar de que no te quemes, las manchas en la piel pueden aparecerte de igual modo, ya que la piel se está sometiendo a una exposición que la daña enormemente. Con más razón aún, si eres de tez blanca.

Te aconsejamos que renueves la dosis cada dos o tres horas, e inmediatamente después de cada vez que la mojes o te des un baño. Además, siempre que puedas, protégete con gorra, visera o sombrero (mejor cuanto más ancha sea su ala); hay modelos que están a la última moda, por lo que no tienes por qué renunciar a tu atuendo más fashion, a la vez que irás de lo más protegida.

Por supuesto te aconsejamos no exponerte al sol en las horas de mayor incidencia de éste (entre las doce y las cinco del mediodía).

Si te preocupa el tema del acné, y tienes miedo a que te puedan aparecer granitos o impurezas debido a la aplicación de protectores solares faciales, te explicamos que existen números tipos de ellos, adaptados a todo tipo de piel: pieles grasas, mixtas, con tendencia acneica… por lo que no tienes excusas para protegerte. Dentro de unos años, cuando veas que esas horribles manchas en la piel, no han invadido tu cuerpo, lo agradecerás.

– Sustancias Fotosensibles. Determinadas sustancias o prácticas, dejan la piel el doble de desprotegida, o incrementan el efecto del sol sobre ella, aumentando de esta manera el riesgo de que aparezcan manchas en la piel. Tales productos son sobre todo los aceites, perfumes o colonias. Hasta incluso algunos body- milk o cremas corporales sin factor de protección, crean sobre la superficie aplicada un efecto de lupa. Por tanto, si te expones al sol con colonia sobre tu cuello, o los productos antes nombrados, aumentarás las probabilidades de que aparezcan manchas en la piel de esa zona, además de un mayor riesgo de quemadura. Lo mismo ocurre cuando te depilas. En esta ocasión, el poro se dilata para dar salida al pelo, y al quedar más abierto, la zona de la dermis expuesta es más profunda, por lo que está más sensible y desprotegida, aumentando el riesgo de que aparezcan los problemas antes nombrados. Por ello, te recomendamos no exponerte al sol en estas condiciones.

También debes saber que el agua del mar, debido a su contenido en diversas sales, crea un efecto espejo que refleja más el sol, e induce a mayores quemaduras y aparición de manchas en la piel. Por lo que recomendamos que tengas especial cuidado cuando te bañes, y que añadas suficiente crema protectora antes y después.

Es importante tener en cuenta, además de lo anterior, el hecho de que existen medicamentos o cremas que son fotosensibles (sobre todo aquellos que se recetan para regular la diabetes o la tensión), y también reciben el sol de manera que afecta el doble a la piel. Estas manchas reciben el nombre de: dermatitis de berloque y, por ello recomendamos que preguntes a tu médico o farmacéutico sobre ello en el momento en el que adquieras el fármaco.

– Alimentos con fotopigmentos. Existen alimentos, sobre todo pertenecientes al sector de las verduras y hortalizas, que contienen algunas enzimas capaces de absorber el sol con mayor facilidad, y por tanto, aumentan el riesgo de que te aparezcan manchas en la piel. Dichos alimentos suelen tener psoralenos, más sensibles a la radiación ultravioleta. Algunos de ellos son: el apio, la zanahoria, el higo, el eneldo o el perejil; por lo que te recomendamos lavarte bien las manos tras manipularlos.

Para el tratamiento de las manchas en general, recomendamos lavar la cara con agua tibia, y consultar con tu dermatólogo o farmacéutico siempre que sea posible.

Existen numerosas cremas y productos que aclaran, despigmentan, suavizan y poco a poco, hacen desaparecer las manchas. Entre ellos, destacan los que contienen las siguientes sustancias:

– Extracto de Mitracarpa
– Extracto de Gayuba y de Papaya (papaína, muy efectivo en limpiar células muertas y regenerar tejidos)
– Carragenano de Musgo
– Resina de Gugulón
– Flores de Romero
– Germen de Trigo
– Extractos Florales, aceites esenciales , de romero, de saúco y rosa       Mosqueta
– Vitamina C
– Avena (sobre todo presente en geles limpiadores)
– Aloe Vera (aclarador muy efectivo)
– Proteínas Lácticas
– Ácido Hialurónico (Importante a la hora de regenerar tejidos)

Es muy importante, como bien hemos dicho anteriormente para las manchas en la piel producidas por la edad, exfoliar la piel una vez por semana, para regenerar los tejidos celulares, así como tener en cuenta que las cremas que contienen hidroquinolonas no son de lo más indicadas.

Todas estas soluciones, rebajan la intensidad de las manchas en la piel, pero exceptuando aquéllas producidas por medicamentos u hormonas, es difícil hacerlas desaparecer en su totalidad. Por ello, existen distintas técnicas de cirugía que las erradican por completo.

¿Tienes algún remedio para mejorar las manchas en la piel?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + dieciocho =