Limpieza facial, la importancia de llevar una buena rutina

Limpieza facial

Los cuidados estéticos no son una cuestión de belleza, sino de salud.

Una buena rutina de limpieza facial es necesaria para proteger nuestro rostro del constante desgaste diario. Tu rostro merece el mejor cuidado, así que, atiende las necesidades para lucir una piel uniforme y luminosa y realiza una rutina de limpieza facial.

Con nuestra limpieza de cutis conseguimos descongestionar, equilibrar y oxigenar la piel para combatir los efectos de los agentes externos que debilitan el rostro creando brillos grasos, acné o sequedad y tirantez.

Llevar una rutina nos hace sentir más cómodos en nuestro día a día, por eso, cuando nos hacemos a ella, seguir esos hábitos nos sale solo. Es importante ser constante para que nuestra piel no sufra muchos cambios.

Tanto en la rutina de limpieza facial de día como de noche tenemos que:

  • Limpiar el rostro.
  • Aplicar el tratamiento necesario para cada tipo de piel, como por ejemplo: contorno de ojos, sérum, crema antiarrugas, para piel seca, grasa, mixta, etc.
  • Hidratar la piel.
  • Además, por el día es imprescindible proteger la piel del sol.

Sin una piel limpia, hasta los mejores tratamientos pueden ser ineficaces.

La rutina de limpieza diurna limpia la piel para hidratarla y protegerla de los agentes externos. En cambio, la nocturna, repara la piel mientras dormimos, por lo que la piel necesita elementos que le ayuden y estimulen a renovarse.

Existen dos rutinas de limpieza facial:

  • Rutina diaria: limpia impurezas que se acumulan en el día a día.
  • Rutina intensiva: es recomendable realizar esta limpieza cada 10-15 días. Sirve para retirar todas las células muertas y estimular la renovación de la piel.

Limpieza de rostro

LIMPIEZA FACIAL PASO A PASO

  1. Comienza tu limpieza de cutis. Con leche limpiadora o agua micelar, limpia el maquillaje o la suciedad acumulada a lo largo del día. Aplica el producto y retíralo con un algodón.
  2. Retira la máscara de pestañas. Coge otro algodón y retira bien todo el producto, si se acumula en la ojera puede llegar a oscurecer la zona.
  3. Lava el rostro con un gel facial indicado para tu tipo de piel, después, seca el rostro con una toalla que solo utilices para la cara empleando pequeños toquecitos.
  4. Tonifica tu piel para acabar con todas las impurezas que queden y así la limpieza sea completa. El tónico cerrará los poros, evitará que entre la suciedad y equilibrará el pH de la piel. Deja actuar unos minutos y tu piel ya estará lista para hidratarla.
  5. Hidrata la piel.

LIMPIEZA FACIAL INTENSIVA

  1. Exfolia tu piel: para eliminar las impurezas acumuladas.
  2. Aplica una mascarillatras la exfoliación, la piel se encuentra preparada para absorber todos los nutrientes que le faltan. Antes de aplicar la mascarilla es aconsejable pasar un algodón con tónico para regenerar la humedad que el rostro necesita.

¿Cuántas noches no hemos limpiado el rostro simplemente por pereza? La piel tiene memoria,y aunque ahora no se vean reflejadas todas las veces que no hemos limpiado correctamente el cutis, en unos años aparecerán señales que lo demuestren. Sigue una buena rutina de limpieza facial y cuida la piel del rostro cada día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 18 =